Significado de Vitalismo (Qué es, Concepto y Definición)

Que es el vitalismo:

La palabra vitalismo tiene varios significados. En su sentido general significa vitalismo la condición para expresar vitalidad. Es decir, una persona vitalista sería aquella que expresa una gran energía, motivación y disfrute de la experiencia vital.

Sin embargo, también el término vitalismo reúne diferentes escuelas de pensamientotanto científica como filosófica, según la cual la vida no puede reducirse a factores físicos, mecánicos o químicos.

vitalismo en la ciencia

La primera formulación del vitalismo como doctrina procede de las ciencias naturales. Como corriente, el vitalismo se relaciona con los estudios de biología del siglo XVIII y surge como respuesta al mecanismo propugnado por diversos enfoques científicos del siglo XVII.

En este sentido, la teoría vitalista fue desarrollada y defendida por Paul Joseph Barthez, miembro de la escuela de Montpellier en Francia. Para los pensadores de esta corriente existe una división evidente entre el mundo animado y el mundo inanimado, es decir, entre el mundo animado y el inanimado.

No es un enfoque religioso per se, según el cual el hombre está dotado de un ánima, un alma que puede entenderse como un fenómeno sobrenatural.

Más bien, es un principio de vida que moviliza seres que son responsables de su comportamiento y que no puede reducirse a principios mecánicos o físicos. Este principio se llama «fuerza vital» según Claude Bernard, «entelequia» según Hans Driesh y «fuerza dominante» según Johannes Reinke.

Véase también vida.

vitalismo en la filosofia

En filosofía, el vitalismo se ha expresado en diferentes corrientes y tiene distintas implicaciones, aunque partiendo de un mismo principio. También conocido como filosofía de vida.

Fue formulado entre los siglos XIX y XX en oposición al racionalismo filosófico. Para los filósofos de esta corriente, la vida no es una mera reacción a mecanismos racionales, y además es valiosa en sí misma y no en relación con elementos ajenos a ella.

Para el vitalismo filosófico en general, la vida humana es vista como un proceso y como tal no puede reducirse al comportamiento mecánico o al mero racionalismo.

En este sentido, ha habido al menos dos corrientes de vitalismo filosófico:

  1. Aquella que propugna la exaltación de la vida desde un punto de vista biológico y
  2. Lo que aboga por la vida en un sentido histórico o biográfico.

En el primero destacan elementos como la apreciación de los instintos, entre ellos el instinto de supervivencia, la intuición, el cuerpo, la fuerza y ​​la naturaleza. Uno de sus teóricos sería Friedrich Nietzsche.

En segundo lugar, destaca la valoración de la propia experiencia de vida, es decir, el valor del conjunto de experiencias humanas que una persona acumula a lo largo de su existencia, lo que también valora la perspectiva y la teoría de las generaciones. En esta corriente podemos mencionar al español Ortega y Gasset.

Ver también:

Cómo citar: «Vitalismo». En: significados.com. Disponible en: Consultado: