Contexto histórico: qué es, tipos y cómo se hace (con ejemplos)

¿Qué es el contexto histórico?

El contexto histórico es el conjunto de circunstancias en la historia bajo las cuales se desarrolla un evento para que tengan un impacto en el mismo. También se le conoce como marco histórico o marco histórico referencial.

Todas las cosas humanas suceden en un contexto histórico, ya sea que hablemos de revoluciones, descubrimientos, inventos, obras de arte, movimientos, teorías, leyes e incluso nuestras propias vidas.

La función del contexto histórico es proporcionar información sobre los aspectos materiales, sociales y culturales de la historia que afectan un evento, fenómeno o tema para facilitar su comprensión. En ocasiones, los fenómenos que estudiamos también influyen en el contexto histórico que es necesario señalar.

La importancia del contexto histórico radica en que evita prejuicios, simplificaciones y malas interpretaciones en la valoración de hechos pasados. Asimismo, ayuda al investigador a reflexionar sobre la importancia del fenómeno que se estudia en su justa medida.

Desde un punto de vista metodológico, el contexto histórico forma parte de la estructura de la investigación en ciencias sociales y humanidades. Esta es una de las primeras fases de la investigación.

Tipos de contexto histórico

Para algunas obras es necesario enfatizar ciertos aspectos del contexto histórico. En estos casos, pueden darse varios tipos o enfoques. Los más comunes son:

  • Contexto histórico-político: se centra en los sistemas políticos y las tensiones de poder.
  • Contexto histórico-económico: describe el sistema económico, la distribución de la riqueza, los actores económicos, etc.
  • Contexto histórico-social o contexto sociohistórico: hace hincapié en aspectos sociales de la época, como la estructura social, las clases sociales y la relación entre ellas, el papel del hombre y la mujer, la división del trabajo, etc.
  • Contexto histórico-cultural: se centra en las ideas, conceptos, ideologías, valores estéticos, pensamientos religiosos, pensamientos filosóficos, costumbres, bienes culturales y mentalidades de la época.

Además de estos tipos especificados, también se puede hablar de un contexto histórico religioso, artístico, deportivo, científico, etc. Todo dependerá de los intereses del investigador en relación a su tema de estudio.

¿Cómo se crea un contexto histórico?

Hay diferentes maneras de desarrollar un contexto histórico. No obstante, cualquier contexto histórico debe incluir los siguientes aspectos: limitación del espacio temporal, descripción de los aspectos y hechos relevantes, identificación de las fuentes utilizadas y organización de la estructura final.

1. Delinear el contexto del espacio-tiempo. La delimitación espaciotemporal consiste en precisar el lugar y el período (tiempo) en el que se inserta el objeto investigado.

2. Describir y analizar aspectos históricos relevantes. El investigador debe determinar qué aspectos son relevantes para contextualizar el objeto de estudio, tales como sistemas político-económicos, orden social, religión, ideas, valores, acontecimientos, descubrimientos, invenciones, tradiciones y costumbres, entre otros.

Es muy importante describir la relación que se establece entre los aspectos descritos y el objeto de investigación. Eso significa dejar en claro cómo se influyeron entre sí y viceversa.

3. Identificar el tipo de fuentes de información. Al escribir, el investigador debe indicar la procedencia de sus fuentes, es decir, si utiliza fuentes primarias y/o secundarias.

También deberá indicar si se trata de una ley, protocolo, artículo de prensa, discurso, obra literaria, libro científico, material audiovisual, imagen, objeto, etc. Si es necesario, debe hacer referencia al autor de las fuentes.

4. Definir la estructura. La estructura del marco histórico depende del tipo de contenido. Cualquier investigador puede dar forma al contexto histórico de la manera que mejor se adapte a los objetivos de la investigación, siempre que sea inteligible para el lector.

Te puede interesar: ¿Qué es el contexto?

Ejemplos para el contexto histórico

Contexto histórico de la Catedral de Nuestra Señora de París

La Catedral de Nuestra Señora de París es una expresión del arte gótico desarrollado en Europa a finales de la Edad Media (siglos XI-XIV). Este período estuvo marcado por el auge económico de las zonas rurales, lo que favoreció la formación de mercados y barrios (ciudades). Con ellos surge la burguesía como clase social, y el feudalismo es sustituido paulatinamente por un sistema monárquico basado en la recaudación de impuestos.

La cultura era teocéntrica, pero a diferencia del período anterior, que había estado marcado por el miedo al Juicio Final, la sociedad avanzaba hacia un humanismo teológico que valoraba al hombre como obra predilecta de la creación de Dios.

En esta época también hubo importantes avances en la arquitectura, ya que se creó la bóveda de crucería, que permitió sustituir los gruesos muros por ventanas e iluminar los edificios desde el exterior…